sábado, 9 de junio de 2012

LA MARIQUITA CAPRICHOSA

Esta es la historia de una mariquita que cuando nacio se quedo con tantos puntitos que la llamaron Puntazo, esta mariquita era tan caprichosa, que a su madre le dijo que queria todo lo mejor del mundo incluido lo mas caro aun sabiendo que la situacion economica de sus padres era mala.
Un dia la reunieron al ver la cantidad de cosas que pedia y la dijeron. .-Mira Puntazo, tu madre Puntillas y yo, que soy tu padre, el unico mariquita varon que trabaja en la familia no podemos costearte tanto tus caprichos porque a parte de que sean caros son cosas que no tienen ninguna utilidad para el mundo en el que vivimos, asi que haznos un favor a tu madre y a mi y pon un poco de tu parte para que no nos salgas tan caro tus caprichos, habiamos pensando tu madre y yo que podias ayudarnos para ganar tus propias piedrecitas (dinero de las mariquitas) y asi con tus piedrecitas podras costearte tus propios caprichos y asi quitarnos un poco de nuestros problemas y asi tenemos mas piedrecita mensual (dinero mensual) para la mariquitusa de la casa (hipoteca) y asi tu estaras mas contento.
Puntazo, no entendia porque tenia que estar ayudando a su padre, si lo unico que queria conseguir en esta vida era sus caprichos y Puntazo al no entender, pregunto que porque tendria que hacerlo y le dijo su madre Puntillas, que era para que consiguiera sus propios y unicos caprichos ayudando a su padre y asi una vez que fuera una mariquita mayor el se podria quedar con el negocio de hacer Puntitos Rojos para la nueva especie de marquita que se habia encontrado en la aldea de color blanco y todas tuvieran puntitos y no fueran diferentes y distintas a la vez, para que no se sintieran mal a la hora de vivir en la aldea.
Puntazo, se dio cuenta de que lo que estaba diciendo su madre era verdad y provechoso para el y le dijo a su padre que accedia a ayudarle y que le parecia buena idea formar parte de la empresa porque seria bueno para el para un futuro.
Puntito y Puntillas al fin habian conseguido algo de su hijo Puntazo, que no pensara tanto en si mismo y se preocupara un poquito tambien por los demas y asi tambien conseguir sus propias piedrecitas (sueldo), para pagarse el mismo sus caprichos y ayudar a su familia.